logo_rmcr

EL BLOG

· DE LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA DE RONDA ·

Ronda, 24 de enero de 2023

Fuentes de investigación genealógicas. Padrones de población II.

Documentos en el Archivo RMR, 2021- 31

Desde el inicio de la Época Moderna los concejos municipales elaboran los denominados censos o padrones, por mandato de instituciones superiores (Corona, Consejo Real, Reales Chancillerías…etc.), con el objeto de contabilizar los recursos económicos y militares de las poblaciones. En los archivos estos padrones aparecen denominados como: general de la población, de pecheros, de nobleza, exentos…etc.

En el archivo de la Real Maestranza se custodia una serie documental de esta tipología, parte de la colección histórica Aguilera. Las fechas extremas que abarca la serie son desde 1558 hasta 1930, de padrones antiguos a censos electorales contemporáneos. La información que nos ofrecen está relacionada con la población rondeña, aunque como vimos en la entrada anterior (2021-nº30), también existen documentos de las tierras de Ronda.

Hoy nos centramos en varios expedientes que generaron una serie de padrones específicos de nobleza, hijosdalgo, exentos y privilegiados de la ciudad de Ronda. La elaboración de estos documentos, tanto de la población general o de grupos de población determinados tienen un objetivo primordial, el control fiscal de la población y la distribución de los recursos. En el caso que nos ocupa, el estamento nobiliario, subyacen dos aspectos a tener en cuenta: la situación privilegiada y la función militar de éstos.

El hecho de pertenecer a este estamento y el reconocimiento oficial en el padrón de nobles, otorgaba una serie de privilegios fiscales y penales. Entre otros, estaban exentos de impuestos directos y cargas municipales, de embargo de bienes, de prisión por deudas y, por otro lado, tenían la obligación del servicio a la Corona en momentos de guerra o inestabilidad, debían estar prestos para acudir al socorro o defensa del territorio, aunque a lo largo de la Época Moderna, irá evolucionando a una dotación económica, levantamiento de hombres a su costa…etc.

Desde el punto de vista de la investigación genealógica, donde el objetivo es recolectar y analizar la información. Estos padrones de población producidos por los cabildos, tienen un especial interés, ya que, la información que ofrecen es relativa a la persona, es nominativa. A veces, puede parecer que estos listados sean exiguos en información, sobre todo, porque no llegan a tener un sistema de recogida y presentación de datos organizado y fijo. Pero se nos puede presentar la situación, como es el caso, de la elaboración de estos registros en varios años por lo que el conjunto de datos presentado nos da una idea acertada del segmento de población que estemos investigando. Así estas tipologías son una fuente documental de primer orden, en las que encontramos, los cabezas de familia, apellidos, hijos, edades, estado civil y social, situación económica, cargos y oficios, además, de la llegada de nuevas familias, entronques familiares y un sinfín de situaciones que pueden quedar reflejadas en las páginas de estos padrones, esenciales para la elaboración de una historia genealógica o familiar.

Padrón de los nobles hijosdalgo de esta ciudad, exentos y privilegiados de la contribución del servicio de milicias y cargas concejiles, 1696. Sig.Leg.784-C16

Primer expediente, signatura: Leg.784-C16

Padrón de los nobles hijosdalgo de esta ciudad y otros exentos y privilegiados en la contribución del servicio de milicias y demás cargas concejiles. Hecho por los caballeros diputados, Diego de Ayala de Morales y Vera y Francisco Pérez Ternero y Salamanca, regidores perpetuos de esta ciudad, Antonio Jiménez Carrillo y Antonio de Avilés, jurados, ante Martín de Recalde escribano de cabildo en junio de 1696.

Como norma general estos expedientes se inician con el testimonio del escribano mayor de cabildo. En la sesión del día 23 de junio de 1696, se presentó una requisitoria por parte de Bartolomé García de Porras y Solís, sargento mayor, para hacer un padrón general de las personas de Ronda, sin exención de ellas, según órdenes que cumplía de la Corona y por el Marqués de Casasola, Capitán General del Reino de Granada, para acudir al servicio de la Corona, a lo cual estaba obligado el estamento nobiliario.

Según se lee en los autos copiados en el expediente, existía un padrón anterior de 1691, pero, que por la diferencia de años y las fluctuaciones en la población no era correcto, por lo que se vieron en la necesidad de elaborar uno nuevo. Se encargaron los regidores Diego de Ayala Morales, Francisco Pérez Ternero, iniciándolo el 24 de junio, registrando a todos los exentos, impedidos, viudas, nobles, hijosdalgo y otros con los no privilegiados con el servicio de milicias y otras cargas concejiles. En los registros, organizados según el lugar de residencia de casa persona, se reseñaba el nombre del vecino, su oficio o condición social, tal como viuda, moza o hijosdalgo,  lo finalizaron el 29 de junio de 1696. El resultado del padrón fue con un total de 751 individuos exentos, de ellos 381 viudas y doncellas.

Padrón de los nobles hijosdalgo de esta ciudad, exentos y privilegiados de la contribución del servicio de milicias y cargas concejiles, 1696. Sig.Leg.784-C16

Segundo expediente, signatura: Leg.784-C17

Padrón General hecho en virtud del acuerdo de esta ciudad, el 12 de marzo de 1763, de todos los vecinos de ella, nobles, exentos y del estado general, con expresión de su distinción, y de los bagajes1 mayores y menores que poseen. Formado por los caballeros Manuel Tabares, Alonso Alcalde, Antonio Dorta y Esteban Carrillo, jurados y diputados, nombrados para ello y con intervención de Jacinto Roque de Cabrera, síndico procurador general de esta ciudad, ante Miguel Sánchez de León, escribano mayor de Cabildo.

Se inicia con el testimonio o certificación del escribano del acuerdo tomado en sesión del cabildo municipal, en el que se reseña el motivo para realizar el padrón:

[…por el continuo paso de tropas sebian los señores jueces en continua sosobra para el apronto de los bagajes que necesitan las tropas y muchas veces sean visto en la preisión de ocurrir a la noblesa, para que sirvan lo suyos, porque no se detenga el real serbisio, motivado de que los del estado Generaql ocultan los suyos para impedir el envargo de de ellos debe hacerse, y para evitar los perjuisios que puedan seguirse, acordó se haga un padrón de todo el vesindario incluyendo lo nobles, exentos y del estado General…].

Padrón de 1763 de todos los vecinos de ella, nobles, exentos y del estado general, con expresión de su distinción, y de los bagajes Sig.Leg.784-C17

En el padrón se recogen todos los vecinos cabezas de familia, su oficio y condición social: noble, hijosdalgo, reseñando los bagajes mayores o menores, si los tenían y, por el contrario, si era pobre. En cuanto a las mujeres se identifican a las viudas y las que eran mozas y algunas que pertenecían a la nobleza titulada. Este padrón se inició el 7 de abril concluyéndose el 31 de mayo de 1763. A diferencia del anterior no reseña cifra alguna. La distribución de la población en el callejero era el siguiente:

  Ciudad    Barrio de San Francisco    Barrio del Mercadillo  
C / del Hospital desde el Castillo
C/ del Puente
C/ de San PedroPlazuela del estudio y Ruedo del Campillo
C / de Corbachos
C/ de la Caridad y Plazuela de las Monjas
C/ de la Zapatería y Ruedo de la Plaza
C/ de Sta. María y Ruedo de la Iglesia
Puerta de la Cijara
C/ de las Tendezuelas que va a Sto. Domingo
C/ Tendezuelas y Plazuela de San Juan
Ruedo de Doña Elvira  
Puerta de los Esparteros, Plazuela del Espíritu Santo
C/ de los Caños
C/ de Marbella y Polvero
C/ de San Acairo
C/ de San Francisco por lo alto
C/ Torrejones por lo bajo
Ruedo de la Alameda
C/ de Miraflores
C/ del Prado Curtidurías  
C/ Real
C/ del Río y cuesta de la Pileta
C/ de Clavero
C/ de Cantos
C/ de Juan Méndez
C/ de las Peñas
C/ del Ganado
C/ de Montes
C/ de Puya
C/ de Granada por lo bajo
C/ del Portichuelo
C/ Harrieros y Barranco
C/ Setenil por lo bajo
C/ de María Cabrera
C/ de la Naranja
C/ de Cruz Verde
C/ de Monterejas
C/ de Almendra y Pavón
C/ de Infantes
C/ de Lauria
C/ Sevilla por lo alto
C/ de Santa Guitera y Ruedo de la Merced
C/ Zamorano
C/ del Osario
C/ de la Bola
C/ de la Parra
C/ Linacero
C/ de la Ermita
C/ del Serrillo
C/ de los Vicentes
C/ de los Remedios
C/ de Gracia
C/ de los Albertos
C/ Nueva
C/ de la Mina  

Padrón de 1763, inicio del mismo en la población de la Ciudad, en la Calle del Hospital desde el Castillo. Sig.Leg.784-C17

Tercer expediente, signatura: Leg.784-C18

Testimonio que se remitió a la Real Chancillería de Granada de los padrones de nobles, ejecutado hasta el 10 de mayo de este año [1782]. También están en este archivo, el del estado General en todos los cuadernos desde el año de 1584 hasta de presente y el de la distinción que hay entre nobles y plebeyos, como se manda por la orden que consta en este cuaderno.

De los tres presentados, este expediente es el más interesante, ya que, presenta un mayor volumen de información, consta de unas 102 hojas. Se inicia con el documento impreso donde se incluye el pedimento y auto, del 9 de febrero de 1782, por el que señor fiscal de la Real Chancillería, Francisco Antonio de Elizondo, expone el motivo que origina todo el trámite, que no es más la falsificación de la condición de hijosdalgo o nobleza con el perjuicio para el Real Patrimonio y el agravio a dicha condición social. Solicitando se enviase orden, desde la Sala de hijosdalgo de la Real Chancillería, a las ciudades de su jurisdicción para que en el plazo de dos meses y bajo multa de doscientos ducados, remitan los padrones de nobles que tuviesen o documentos relativos a ellos para poder tener constancia de ello en los juicios de dicha sala.

Padrón de 1782, impreso de pedimento y auto de la Real Chancillería de Granada dirigida al concejo de Ronda . Sig.Leg.784-C18

El siguiente trámite es el testimonio del escribano mayor de cabildo, Miguel Sánchez de León, de 5 de marzo de 1782, donde se notificó la recepción de la anterior orden, que se ejecutará en el cabildo celebrado el 10 de marzo, además del envió de la misma a todos los pueblos pertenecientes a las tierras de Ronda, en nombre de Pedro de Alcántara y Cuellar, Caballero de Santiago, Conde de la Estrella, corregidor y superintendente de todas las rentas reales y servicios de millones de esta ciudad de Ronda y su tierra. El corregidor junto a Juan Sánchez Tenorio y Tello, regidor perpetuo y decano, en ausencia de Bartolomé Salvatierra y Tabares y el escribano mayor, abren el arca de tres llaves del archivo municipal en la que se encuentran las «caxas 9 y 17» y los cuadernos con la información solicitada por la Real Chancillería.

Uno de los aspectos importantes de este documento es la inserción de copias de antiguos padrones de la nobleza de Ronda. La primera copia que encontramos es una relación de 1639, siendo corregidor de la ciudad Cristóbal de Gaviria, motivado por una real orden en la que se apercibía a la nobleza para el servicio a la corona, para lo cual dicta un auto en el que se manda se fuese visitando las casas de cada noble y se pusiera en razón, las armas y caballos de las que disponían, de lo que se encargaron, Pedro Ramírez, escribano y los alguaciles Tomás Galeote y Andrés Gallegos.

Padrón de 1782, testimonio del escribano mayor de cabildo de Ronda Miguel Sánchez de Leó . Sig.Leg.784-C18

Tal y como se dicta en el auto se nos ofrece un listado de toda la nobleza de la ciudad, reseñando los que tienen o pueden tener caballos y armas que poseían. En cuanto a estas últimas, lo normal era poseer daga y espada, pero aparecen, escopetas, pistolas, picas, lanzas y coseletes. También en cada registro personal aparece otro tipo de información como: el cargo público, edad, si puede servir sin sueldo o si puede servir a su costa, si está impedido para dicho servicio, si tienen hijos que pueden servir a su costa y alusiones a su condición económica. Hay que tener en cuenta que el hecho de tener la condición de “nobleza” o “hidalguía”, en especial esta última, no suponía que esa persona tuviese una economía desahogada, es más, en un tanto por ciento elevado, las personas se reseñan como “pobre o muy pobre” o “pobre con muchos hijos”, pese a algunos tener oficio. Ejemplos de algunos de los registros serían:

Visitó se la casa de Luis Moreno Caballero y tenía su caballo y pistola.

Cristobal Casco de Avilés, escribano, casado de edad de cuarenta años, puede servir sin sueldo.

Juan y Alonso Holgado Carvajal, casados con hijos, el segundo regidor y estaban presos por mandato de los señores del Consejo. En este listado a diferencia de otros no se reseña en el listado por calles o barrios, elemento habitual.

Diego Martín de la Plaza, Tte. de Alguacil mayor con su caballo, está casado con hijos y pobre.

Fernando Reynoso, regidor, casado con muchos hijos, muy pobre con más de cincuenta años.

Francisco de Navarrete y Velasco, alférez mayor, casado y con muchos hijos pobrísimo, su hijo mayor Francisco Navarrete sirve a S.M. en la milicia.

Le sigue otro listado de 1706, siendo corregidor Miguel de Salamanca por orden del Marqués de Villadarias, Capitán General de la Costa del Reino de Granada, los registros ofrecen la misma estructura que la anterior, aunque algunos pueden ofrecer más información en cuanto a la disponibilidad de asistir al servicio de la Corona o la forma de hacerlo como:

Al fol. veintidós, Gaspar Vázquez de Mondragón, regidor preeminente ofreciéndose a caballo con sus criados y armas y que si por accedente no pudiera salir en la ocasión que fuera llamado iría en su lugar Francisco Vázquez de Mondragón y Valenzuela, su hijo primogénito.

Al fol. veintinueve, Francisco Tavares y Ahumada con armas y caballo, y si no pudiera por sus enfermedades iría su hijo Manuel Tavares, con armas y caballo.

Al fol. cuarenta y cinco, Juan Andrés del Santísimo y Ahumada, Caballero del orden de Calatrava, gentil hombre de boca de S.M., por hallarse imposibilitado por enfermedad, ofreció, a sus tres hijos: Juan Bernardino, Juan Cosme y Juan José del Santísimo y Ahumada.

Los siguientes cuadernos que se copian se corresponden con los años: 1691 siendo corregidor Alonso Pacheco por Real Decreto del Real Consejo de Castilla por carta del Arzobispo de Zaragoza, se mandaba alistar a toda persona capaz del ejercicio de las armas desde 18 a 60 años. El siguiente listado es de 1696 copia del que se ha reseñado anteriormente. Otro de 1710, se hace padrón general de vecinos, nobles, clérigos y exentos, para el pago del donativo por Real Orden de S.M. para la guerra, en este caso se sacan los registros de nobles indicando si son hijosdalgo, hijosdalgo notorios, reseñando el cargo y aquellos que son títulos de Castilla. Los años que siguen son 1762, 1763 y en 1773, 1775 y 1776 se recoge el hecho de ser caballero maestrante o poseer algún habito de las cuatro órdenes (Calatrava, Alcántara, Montesa y Santiago), siguen apareciendo los hijos y sus edades, la referencia a las viudas y si tienen hijos que puedan servir, se suprime la referencia a las armas y caballos, algunos ejemplos:

María Esteban Rivas, viuda de Francisco Cabrera, hijos, Tomás, 26 años, noble, Antonio, 20 años, noble, Juan, 17 años, noble.

Catalina Requena, viuda, hijo Manuel de Tapia Requena, 27 años, noble sirve en las Reales Guardias Españolas.

Francisco Moreno de Mendoza, brigadier de los Reales ejércitos, caballero del hábito de Santiago, Maestrante, noble, hijos Juan, capitán de navío, Manuel, capitán de infantería, Jaime, alférez, Antonio, alférez y Ramón, alférez de fragata.

Los siguientes de 1712 y 1713 corresponden a padrones de una contribución económica terminando el expediente signado y firmado en Ronda a 8 días de mayo de 1782.

Padrón de 1782, inicio de la copia del listado de nobles del año 1775. Sig.Leg.784-C18

Notas:

1- Bagajes: Bestia de carga que se toma en los pueblos mediante remuneración. Llamase bagaje mayor al caballo y al mulo o mula, y menor al asno),