logo_rmcr

EL BLOG

· DE LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA DE RONDA ·

Ronda, 30 de mayo de 2024
Buscar

Recuerdo de la Goyesca

Esta semana se debería celebrar la LXIV Tradicional Corrida Goyesca, que ha tenido que ser suspendida debido a que las normas impuestas por la pandemia del covid han hecho imposible el festejo, que contaba con el mejor cartel que se podía rematar en la actualidad con la partipación de José Antonio Morante de la Puebla, Pablo Aguado y Andrés Roca Rey.

Esta semana se debería celebrar la LXIV Tradicional Corrida Goyesca, que ha tenido que ser suspendida debido a que las normas impuestas por la pandemia de la Covid-19 han hecho imposible el festejo, que contaba con el mejor cartel que se podía rematar en la actualidad con la participación de José Antonio “Morante de la Puebla”, Andrés Roca Rey y Pablo Aguado.

No es el primer año sin corrida goyesca desde la primera de la serie, que recordamos ahora. Fue en 1954 cuando se formó una comisión presidida por el alcalde José Ruiz Peralta, en la que estaba incluida la Real Maestranza, que animó a Cayetano Ordóñez “El Niño de la Palma” a organizar una corrida por la conmemoración del segundo centenario del nacimiento de Pedro Romero, en la que los diestros vistieran a la usanza de los tiempos de Francisco de Goya, autor de sendos y magníficos retratos de Pedro y José Romero, glorias de la tauromaquia. En el cartel se anunció como Gran Corrida Goyesca, en otros años como Grandiosa hasta que pasó a ser Tradicional como se la denomina a partir de 1965. No figura la leyenda Feria de Pedro Romero, que sí lo hará a partir de la segunda convocatoria.

corrida-goyesca-ronda-1954

Cartel de la primera Corrida Goyesca de Ronda, 16 septiembre 1954. Archivo RMR.

Según crónica del semanario El Ruedo, “Ronda estuvo concurridísima el día 16, y la Plaza de Toros, la histórica plaza de piedra, presentaba a la hora de empezar el espectáculo un aspecto brillantísimo, pues, amén de las autoridades de la provincia, acudieron aficionados de casi toda la región andaluza, deseosos de coadyuvar a la brillantez y esplendor de la conmemorativa fiesta, en la que tuvo una espléndida representación la encantadora mujer andaluza”.

Los protagonistas de aquella tarde fueron Antonio Bienvenida (1922-1975), Cayetano Ordóñez “El Niño de la Palma” hijo (1928-1974) y el venezolano César Girón (1933-1971) en una corrida concurso de ganaderías. A Bienvenida le tocaron en suerte un miura y un pablorromero sin conseguir trofeos, reclamándole el público que podía haber sacado más partido del segundo; a Cayetano, uno de Concha y Sierra y otro de Joaquín Buendía, cosechando generosas orejas y rabos; lo mismo que César Girón con su primero de Felipe Bartolomé, cerrando con el sexto de Bohórquez, que salió manso. Juan de Málaga, el cronista, señaló que “la corrida no fue de las que dejan recuerdo imperecedero”, pero “tampoco lo pasamos mal del todo”. En su regreso a Málaga, satisfecho por el espectáculo, se refiere “a los escalofríos que nos producían los abundantes precipicios que adornan la carretera de Ronda”. Eran otros tiempos.

ruedo-1954

Crónica de la primera Goyesca en “El Ruedo”, 23 septiembre 1954. Biblioteca RMR.

La Goyesca no tuvo continuidad los dos años siguientes, ya que no se había pensado nada más que como una conmemoración, un hecho puntual. La idea de alimentar un proyecto que se repitiera cada año partió de la Real Maestranza y algunas personalidades de la ciudad, que cobró cuerpo en 1957 aprovechando la inauguración del monumento a Pedro Romero instalado en la Alameda del Tajo, estatua realizada por el pintor y escultor Vicente Bolós.

Esta Goyesca, eje central de la Feria de Pedro Romero, igualmente patrocinada por el Ayuntamiento y ya con Antonio Ordóñez (1932-1998) como principal activo, contó además con la participación de Rafael Ortega (1921-1997) y el mexicano Joselito Huerta (1934-2001). Fue otra corrida concurso de ganaderías, en la que salió triunfador un toro de Guardiola. Con la presencia de un jurado de honor formado por Álvaro Domecq, Juan Belmonte y Rafael Gómez “El Gallo”, en los tendidos lucía una pancarta en la que se decía “Ayer, Pedro Romero; hoy, Antonio Ordóñez”. Según el cronista Juan de Málaga, esa tarde la actuación de Ordóñez fue apoteósica. Si a su primero le cortó dos orejas y rabo, toreando muy lento, con su segundo (el de Guardiola, que brindó a su padre) “la armó del todo y ejecutó una de esas faenas de las que Antonio hace de vez en cuando y que ponen al rojo vivo al ordoñismo y saborean cuantos la presencian”. El premio: las dos orejas, el rabo y dos patas.

corrida-goyesca-ronda-1957

Cartel de la segunda Corrida Goyesca de Ronda. 9 septiembre 1957. Archivo RMR.

Las corridas goyescas se consolidaron a partir de entonces como una de las citas taurinas de referencia mundial, con diferentes patrocinios y empresas organizadoras, siempre con Antonio Ordóñez a los mandos (a partir de 1998 tomaría el relevo su nieto Francisco Rivera Ordóñez) con la salvedad del año 1963, que resentida la Plaza por un fortísimo huracán en 1959 llevó a la Real Maestranza a acometer obras de consolidación de la estructura dirigidas por el arquitecto Francisco Pons Sorolla, de la Dirección General de Arquitectura. Es, por tanto, la única ocasión en la que no se celebró el acontecimiento, a la que se suma la de este año aciago.

palma-hemingway-ordoñez

“El Niño de la Palma”, Ernest Hemingway y Antonio Ordóñez antes de la Goyesca de 1959.

Un comentario

Deja una respuesta

Aviator Plinko