logo_rmcr

EL BLOG

· DE LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA DE RONDA ·

Ronda, 26 de mayo de 2024
Buscar

David Seaton en la colección de carteles de la Goyesca

La LXIII Tradicional Corrida Goyesca de Ronda, celebrada el 31 de agosto de 2019, estuvo protagonizada por «Morante de la Puebla» y Pablo Aguado, con toros de Juan Pedro Domecq. El mano a mano inicialmente anunciado entre el primero de los anteriores y Andrés Roca Rey no llegó a celebrarse por una lesión cervical del torero peruano.

El autor del cartel anunciador de ese año fue el artista inglés David Seaton (Leeds, 1943), a quién la Real Maestranza de Caballería de Ronda quiere agradecer la colaboración prestada en esta entrada, al redactar el texto que se reproduce a continuación, en el cual reflexiona sobre la obra que realizó para la ocasión.

LXIII Tradicional Corrida Goyesca de Ronda, 2019, David Seaton

Dos carteles para la Goyesca 2019

«Antes siquiera de comenzar los diseños iniciales del cartel, habré pasado dos o tres semanas observando detenidamente los carteles anteriores de la Goyesca, y varias imágenes de toros. Las pinturas prehistóricas de Altamira y Lascaux siempre me han fascinado, esos ojos de antaño que vieron y las manos que dibujaron los poderosos uros, ya desaparecidos, con esos ocres, rojos y siena tostada utilizados, colores de la tierra que parecen no haber perdido su fuerza durante milenios.

Consideré en algún momento hacer una imagen “prehistórica”, pero pronto me decanté por algo más contemporáneo, incluso caligráfico. Una imagen que volvía a estudiar una y otra vez era Study of a Bull, la última obra de Francis Bacon, recientemente descubierta. El toro de Bacon era diferente a cualquier concepto del animal que hubiera visto antes. No estalla de energía ni fuerza, de hecho, apenas está presente. Es liminal, transparente como un sudario, atrapado en el punto entre la vida y la muerte. Y ahí está la composición. Mide sobre dos metros, pero Bacon utilizó tan solo un 30% del lienzo y dejó la mayor parte sin pintar, en “crudo”.

Cuando Bacon pintó su estudio de un toro, se estaba muriendo y él lo sabía. Study of a Bull es un último autorretrato. Esta identificación de Bacon con el animal moribundo me pareció muy conmovedora y convincente. Me inspiró para comunicar esta trascendencia a través del color y el gesto.

Pero al principio, me encontré en un proceso bastante desalentador. Tenía claro que mi diseño no se transformaría en una imagen única, sino que quería desarrollarlo en una serie, y así ver cómo evolucionaba a partir de varias pinturas o estudios. Y decidí que la forma del diseño principal fuera la cabeza de toro, tradicional, sí, pero se trata de un motif que se relaciona con un amplio espectro de asociaciones, tanto antiguas como modernas.

Decidí también reducir al mínimo otros contenidos secundarios y mantener el beige original del papel, incorporándolo como parte de la imagen. Bajo la cabeza del toro pinté un gran rectángulo de rojo bermellón, el rojo del capote del torero. Quise que este encargo fuera parte de mi práctica cotidiana y que pudiera seguir más allá de la entrega del cartel. Habitualmente trabajo en series donde la última obra se convierte en objeto de inicio de la siguiente. Así que durante dos meses realicé una serie de pinturas de la cabeza de un toro negro.

La siguiente tarea fue considerar el texto necesario y cómo incorporarlo a mi diseño (o viceversa). Al convertir mi diseño en un cartel, me di cuenta de lo difícil que resulta añadir texto a una imagen y llegar a un resultado coherente. Intenté un sinfín de corta y pega de mi diseño pintado, y cuanto más lo trabajaba más lejos estaba de conseguir una imagen atractiva, e incluso aceptable.

Toros en Ronda 2019. David Seaton. Colección RMR

Así que me decidí por cambiar de medio: de la pintura al collage. Mantuve la cabeza de toro negra y el rectángulo rojo bermellón de la primera serie y los utilicé como base o soporte para un nuevo motif. Fabriqué varias cabezas con papel rasgado y pintado usando el amarillo, violeta y rojo de los picadores y matadores. Luego coloqué la cabeza del toro sobre un zócalo rojo, como una escultura, y agregué el texto en líneas alternas de letras recortadas en negro y rojo. El resultado fue un diseño que tenía como objetivo mantener el Toro como motif principal, con toda su gravitas antigua, al tiempo que le daba una idea de la energía social interactiva que marca la Feria de Pedro Romero de hoy.»

Study of a Bull. Francis Bacon (1991). Colección particular

Análisis de “Study of a Bull” en la web del Museo Guggenheim Bilbao

David Seaton, abril 2020.

Más información sobre la colección: bit.ly/RMR_Goyesca

Para contactar con el Museo: museo@realmaestranza.org

Deja una respuesta