logo_rmcr

EL BLOG

· DE LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA DE RONDA ·

Ronda, 8 de febrero de 2023

Sala de Historia de la Real Maestranza de Caballería de Ronda. Retrato de Fernando de Valenzuela (II). El pintor

Claudio Coello es el autor del retrato de Fernando de Valenzuela que se exhibe en la galería de cuadros de la Sala de la Real Maestranza. Se trata de uno de los máximos representantes del barroco español que se aglutina en la llamada escuela madrileña, durante los reinados de Felipe IV y Carlos II, el Siglo de Oro de la pintura española. Se caracteriza porque su producción artística está vinculada a la Corte, destinada a una clientela formada por la nobleza y la realeza, que se manifiesta fundamentalmente en obras de temática religiosa y retratos.

Claudio Coello es el autor del retrato de Fernando de Valenzuela que se exhibe en la galería de cuadros de la Sala de la Real Maestranza. Se trata de uno de los máximos representantes del barroco español que se aglutina en la llamada escuela madrileña, durante los reinados de Felipe IV y Carlos II, el Siglo de Oro de la pintura española. Se caracteriza porque su producción artística está vinculada a la Corte, destinada a una clientela formada por la nobleza y la realeza, que se manifiesta fundamentalmente en obras de temática religiosa y retratos.

Autorretrato. Claudio Coello, 1680. Óleo sobre lienzo. Museo del Ermitage, San Petersburgo.

Claudio Coello nació en Madrid en 1642, de ascendencia portuguesa. Su padre, broncista de profesión, metió a su hijo en el taller de Francisco Rizi, pintor del Rey y a través del cual accedería a la Corte y a su clientela. Desde el principio mostró facilidad para el dibujo y mucha constancia en el estudio de los grandes maestros italianos y flamencos. El retrato de Fernando de Valenzuela, por su datación aproximada en torno a 1660, es una obra de juventud, en torno a sus veinte años, que coincide en el tiempo con la primera obra fechada que se conserva en el Museo del Prado (Jesús niño a la puerta del templo).  Con el tiempo, sus numerosas obras demostrarán su capacidad para la escenográfía y un personal tratamiento del color, tanto al fresco como al óleo en iglesias y conventos o retratos cortesanos. Está considerado como la personalidad artística más destacada del último barroco madrileño.

En 1683 fue nombrado pintor del Rey. Dos años después, a la muerte de su maestro Rizi, se le asignó un salario y acometió la que es su obra más famosa, Adoración de la Sagrada Forma, lienzo de grandes dimensiones que preside la sacristía del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. El cuadro es también una galería de retratos de la corte de Carlos II con un triple interés que se suma a sus calidades: se entiende como documento histórico, alegoría religiosa y manifiesto político. Cuando lo terminó, hacia 1690, ya había jurado el cargo de pintor de cámara en sustitución de Carreño de Miranda. Fallecería tres años más tarde, el 18 de abril de 1693 a los 51 años de edad.

Para leer la primera entrega sobre Fernando de Valenzuela pulsa en el link: https://bit.ly/RMR_Museo_Valenzuela

Bibliografía

J. A. Gaya Nuño, Claudio Coello, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1957

E. J. Sullivan, Claudio Coello y la pintura barroca madrileña, San Sebastián, Editorial Nerea, 1984.

A. Palomino, Museo pictórico y escala óptica, Madrid, 1724 (Madrid, Aguilar, 1947)