logo_rmcr

EL BLOG

· DE LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA DE RONDA ·

Ronda, 9 de febrero de 2023

Pablo Picasso en la colección de carteles de la Goyesca.

En 2006, para conmemorar que se alcanzaba la 50ª corrida goyesca, la Real Maestranza gestionó con herederos de Pablo Ruiz Picasso (1881-1973) la reproducción para el cartel de una de las muchas obras que el genio malagueño dedicó al universo de los toros. Se trata de Torero (1970), un óleo sobre lienzo realizado tres años antes de su fallecimiento.

En 2006, para conmemorar que se alcanzaba la 50ª Corrida Goyesca, la Real Maestranza de Caballería de Ronda gestionó con los herederos de Pablo Ruiz Picasso (1881-1973) la reproducción para el cartel de una de las muchas obras que el genio malagueño dedicó al universo de los toros. Se trata de «Torero» (1970), un óleo sobre lienzo realizado tres años antes de su fallecimiento. La elección no podía ser más apropiada, ya que el retrato guarda connotaciones con la época y con los que Francisco de Goya les hizo a los célebres e históricos toreros de Ronda Pedro Romero y su hermano José entre 1795 y 1798.

Picasso_Goyesca

«Torero». Pablo Picasso, 1970 (Óleo sobre lienzo). Sucesión Pablo Picasso.

Es universalmente conocida la pasión de Picasso por los toros, la tauromaquia y su mitología, fomentada desde su infancia en la plaza de toros de Málaga cuando lo llevaban su padre y su tío, presente a lo largo de su trayectoria y que se acrecentó como una suerte de añoranza en su última etapa. Se cuenta que su primer héroe fue José Sánchez del Campo «Cara-Ancha» y que de niño quería ser varilarguero. De hecho, uno de sus primeros retratos es el de un picador. La iconografía de tema taurino está presente en la obra picassiana en todas sus fases, tanto en su pintura como en sus cerámicas, esculturas y grabados. Le obsesionó particularmente el mito del Minotauro y no dejó de recrear simbologías muy personales relacionadas con el toro. Conocidas son sus apariciones en las plazas de Arlés o de Nimes para presenciar corridas en las que era habitual que los toreros, sabedores de su gran afición, le brindaran sus faenas.

La reproducción de este «Torero» como imagen del cartel de la 50ª Corrida Goyesca fue posible gracias a la colaboración de su nieto Bernard Ruiz-Picasso, que entregó en 2004 las Becas y Premios Universitarios que patrocina anualmente la Real Maestranza. Ese cuadro, que forma parte de su colección privada, se incluyó en la exposición Picasso: Minotauros y Matadores celebrada en 2017 en la sede de Londres de la Galería Gagosian, muestra comisariada por sir John Richardson, autor de la célebre y magistral biografía de Picasso en varias partes, fallecido el año pasado.

Ceremonia presidida por Bernard Ruiz-Picasso. 2004. Archivo fotográfico RMR.

La Corrida Goyesca de esa efeméride fue un mano a mano protagonizado por los hermanos Rivera Ordóñez, Francisco y Cayetano, que recibió la alternativa, frente a seis toros de la ganadería extremeña de Zalduendo.