logo_rmcr

EL BLOG

· DE LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA DE RONDA ·

Ronda, 8 de febrero de 2023

Real Guarnicionería de la Casa de Orleans

Frente al Museo de Historia de la Tauromaquia, en un corredor que se extiende también bajo los tendidos de sombra a lo largo de un cuarto de la plaza, se dispone una colección única y singular de artes suntuarias: la Real Guarnicionería que perteneció a Antonio de Orleans, duque de Montpensier  (1824-1890), que originalmente se conservaba en el guadarnés de su palacio en Sanlúcar de Barrameda.

Frente a la sala de Historia de la Tauromaquia, en un corredor que se extiende también bajo los tendidos de sombra a lo largo de un cuarto de la Plaza, se dispone una colección única y singular de artes suntuarias: la Real Guarnicionería que perteneció a Antonio de Orleans, duque de Montpensier (1824-1890), que originalmente se conservaba en el guadarnés de su palacio en Sanlúcar de Barrameda.

Pretendiente toda su vida al trono de España, instaló su corte particular en Sevilla en el palacio de San Telmo, actual sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía. Era el menor de los hijos de Luis Felipe de Orleans (1773-1850), duque de Orleans, que se hizo coronar como Luis Felipe I tras la revolución de 1830 que destronó a Carlos X. Fue el último rey de los franceses, de 1830 a 1848.

Perspectiva de la colección. Foto: José Morón.

Esta delicada y rica colección de artículos para caballerías, arneses, sillería y ropajes, regalo de Luis Felipe I a su hijo, se presenta en las vitrinas de hierro fundido que servían de librería en la biblioteca del propio palacio sanluqueño. Contiene tres estilos de guarniciones: francesa de gala, inglesa de paseo y andaluza de campo o calesera, junto a guarniciones orientales como una espectacular sillería mameluca de gala, obra de arte de la más exquisita talabartería, o una montura de amazona de la reina Isabel II de España, cuñada del duque, en piel de cerdo con escudo bordado en relieve, de mediados del siglo XIX.

A lo largo de las vitrinas o armarios se disponen las distintas guarniciones. En el primer tramo se muestran las monturas y cabezadas de origen árabe de ricos bordados, procedentes del gusto de las grandes casas desde que el ejército napoleónico mantuviera tropas mamelucas y del afán coleccionista del duque de resultas de su viaje a Egipto. Entre las piezas se cuentan una silla de gala de estilo oriental, atribuidas a la Guardia Mameluca del Pachá de Egipto, propiedad del rey Luis Felipe de Francia, de finales siglo XVIII y principios del XIX, junto a una silla regalo del Sultán de Marruecos al duque de Montpensier, de principios del siglo XIX. En este grupo se encuentran también sillas francesas de montar con estribos de hierro dorado, firmadas por J.A. Schneider, sillero de la Armada del Sultán, y Lucot, sillero del Rey, de datación similar.

Silla mameluca. Foto: José Morón.

A continuación se muestra la guarnición a la calesera española, de uso extendido en Andalucía, y que el duque usaba con frecuencia, ya que fue un gran promotor de todo aquello que estuviera relacionado con la cultura y tradiciones andaluzas. Se trata de una guarnición para enganchar a cuatro, en cuero de característico color avellana, con borlaje azul y rojo de principios del siglo XIX.

Sigue la rica guarnición continental de gala o arnés de ceremonia del rey Luis Felipe de Francia, para ocho caballos con enganche a la Dumont, sillas de postillón y levita de cochero, en cuero color corinto de exquisita textura, con hebillas y adornos con baño de oro y escudos reales, de finales del siglo XVIII y principios del XIX. Esta guarnición de gala se distingue por su gran calidad y el lujo de todos sus componentes y se puede afirmar que es la “joya” de la colección.

Arnés de ceremonia. Foto: José Morón.

En la última porción de vitrinas se dispone la guarnición inglesa o continental de diario del duque de Montpensier, para dos y cuatro caballos de tiro, en cuero negro y aplicaciones de plata con escudos de la casa de Orleans y Montpensier, del primer tercio del siglo XIX.

Un bodegón de espuelas, bocados, calientapiés, fustas de cochero, espolines para botín de gala, espuelas labradas, espuelas de doble gallo, alfileteros, zapatos de lacayo, botas de montar, bolsos, cijadas, quitabotas y adornos de coche se muestran en el armario que clausura el recorrido.

Montpensier con el uniforme de la Real Maestranza. Colección RMR. Foto: José Morón.

Cierra la visita a esta sala el retrato del que fuera propietario de esta Real Guarnicionería vestido de maestrante de Ronda, óleo de Antonio María Esquivel (1806-1837). Obra procedente del propio duque de Montpensier, que pasó a formar parte de la colección de la Real Maestranza de Caballería de Ronda a través de la familia Orleans y del marqués de Salvatierra. Don Antonio de Orleans y Borbón fue admitido como caballero maestrante de Ronda el 20 de mayo de 1849 a raíz de su visita a esta ciudad.