logo_rmcr

EL BLOG

· DE LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA DE RONDA ·

Ronda, 8 de febrero de 2023

Biblioteca-RMR: Nº 21. Carruage de alquiler. Septiembre 2015.

· ARTÍCULO ·

· BIBLIOTECA DE LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA DE RONDA ·

· SEPTIEMBRE 2015 ·

· FONDO EQUITACIÓN ·

La ilustración seleccionada este año para confeccionar el cartel del XXXIX Concurso Exhibición de Enganches de Ronda es una acuarela original de José Honorato Lozano (1821-1885) titulada “Carruage de alquiler”.

carruage

Dicha acuarela, la número 25, forma parte de un conjunto de 78 dibujos (acompañados de sus respectivos textos explicativos) presentes en la obra “Album: vistas de las yslas Filipinas y trages de sus abitantes”, también conocida como Albúm Gironella.

Según José María Ancheta Cariño (diplomático y coleccionista de arte filipino del siglo XIX, cónsul en la Embajada de Filipinas en Madrid), el responsable del texto y quien encarga el álbum es Gervasio Gironella, siendo José Honorato Lozano el encargado de realizar los dibujos.

El álbum está fechado en 1847 y forma parte de los fondos de la Biblioteca Nacional de España. Se puede consultar una reproducción digital completa del mismo a través de la Biblioteca Digital Hispánica.

A continuación reproducimos, por su curiosidad, la descripción explicativa que acompaña a la ilustración:

“Difícilmente había un pueblo donde, en proporción al número de habitantes, se reúnan más Carruages de todas especies que en Manila y sus alrededores. De algunos años a esta parte se ha introducido el uso de Carruages a la Europea, y aún el de llevarlos muchos con los Caballos de pescante, cosa que no deja de tener alguna esposición atendidas las malas mañas de los caballos, y la poca habilidad de los cocheros. Algunos mestizos y chinos ricos usan ya de carruages a la Europea, pero los indios se sirven de los llamados del país que tienen la hechura del que representa la lámina; en ellos se colocan cuantos pueden, y muchas veces además de los asientos van atravesados también en el fondo de la caja y colocados en los estribos; y en la trasera no es cosa rara ver apiñados en ella a tres o cuatro muchachos, batas en idioma del país. El cochero es un verdadero tipo, y aunque los Europeos los llevan mejor vestidos, no por eso pierden su originalidad. Pocos son los que de noche no suelten los zapatos y botines, y aun de día van algunos con el pie descalso y la espuela, que suele ser enorme, puesta; pero su gusto es llevar el carruage montando con la camisa por fuera y con sombrero de paja o salocot; no hay género de disfias que no lleven los cocheros, y no deja de ser entretenido el examinar sus fachas, y su posición a caballo que por lo general no son tan buenas como las del cochero que se ve en esta lámina. Los librias de los europeos, llevan siempre el pebete encendido, para el uso de sus amos. Va introduciéndose el uso de caballos de raza inglesa que traen de Nueva Olanda para montar; y según el precio que van tomando los del país, no será estraño que dentro de pocos años, los usen para carruages en especial los Europeos. El precio de los Caballos del país, puede decirse que va desde 20 a 120 pesos una pareja, y uno de Sidney vale de 150 a 200 pesos.

Lo primero que tiene que aprender un europeo, es el dar dirección al Cochero, pues este hecha a andar sin preguntar donde va, y atendiendo a la voz del amo, si le dice pica, marajan (despacio), silla, mano, arrima de mano o de silla, carga de mano o de silla, para, sulong (adelante) &, y si no dice nada le llevara donde fue el viage o el dia anterior como sucede muchas veces.”